10 razones para visitar Boston

Francisca BrianoFrancisca Briano
mayo 4, 2012
COMENTARIOS

Sus angostas calles recuerdan una historia de revolución y transformación. Puritanos huyendo de persecuciones e instalando su modelo de sociedad, patriotas protestando por la tiranía y construyendo una nueva nación, filósofos y poetas predicando y escribiendo para cambiar el mundo para mejor. Sin embargo, no hay ningún elemento que haya influenciado a la ciudad tan profundamente como las instituciones educativas. Como en el pasado, las universidades y colegios de Boston siguen atrayendo a estudiantes, científicos, filósofos y escritores que dan forma a la evolución cultural de la ciudad.

Paseos a las islas, estilo «Nueva Inglaterra»

El puerto de Boston entrega un espectaculares escenario de fondo para la ciudad y sus 34 islas ofrecen excitantes destinos para viajar por el día. Si vas en tu propio bote, tienes miles de opciones, si no, puedes visitar la isla Georges o la isla Spectacle, tomando el ferry Harbour Express desde Long Wharf. Estos lugares pueden servir como puerta de entrada para acceder a las demás islas o como destino final.

Lanzar discos, andar en bicicleta o atrapar algunos rayos

Tenemos que agradecer a Frederick Law Olmsted por transformar el pantanoso río Charles en una de las áreas verdes favoritas en Boston. Es un tentador y fácil lugar para escapar de la ciudad, un delicioso oasis que siempre está lleno de caminantes, ciclistas, corredores, personas tomando sol, haciendo picnic o jugando algún juego. Durante el verano puedes asistir a conciertos y cine gratis en el Hatch Memorial Shell. Es en este lugar donde celebran el Día de la Independencia.

Dejarse impresionar por la increíble arquitectura

En Copley Square podrás deslumbrarte por la magnífica arquitectura, agrupada alrededor de Back Bay plaza, símbolo de la cultura y aprendizaje que le dieron a Boston el apodo de «Atenas de America» en el siglo XIX.

Seguir los pasos de héroes revolucionarios

Invoca a tu Paul Revere interior y sigue la ruta del ladrillo rojo, desde el Boston Common hasta el monumento Bunker Hill, pasando por 16 sitios donde ocurrieron las más dramáticas escenas de la historia de los Estados Unidos. Esta caminata es la mejor introducción al Boston revolucionario, siguiendo las locaciones de los eventos que hicieron ganar a esta ciudad el estatus de cuna de la libertad.

Visitando librerías y disfrutando del ambiente de la calle

Harvard Square es un vibrante y excitante lugar para pasar el tiempo. Es testigo de la historia colonial y revolucionaria. Compuesta por mansiones que fueron alguna vez hogar de simpatizantes de la realeza, se ganó el apodo de Tory Row. Pero su cercanía a la universidad también significa que además es un lugar muy conocido por la elite intelectual. Aunque no hay estadísticas oficiales, Harvard Square debe tener uno de las más ricas selecciones de librerías. Cuando tengas tu material de lectura, siéntate en alguno de los cafés de la vereda. Desde ahí tendrás una vista frontal de los grupos de estudiantes, músicos callejeros, los ruidos de vendedores y las competencias de los ajedrecistas.

Contemplar lo contemporáneo, lo controversial y lo confuso

Boston puede parecer radical en sus políticas, pero en cuanto al arte, la ciudad tiene muchas muestras de su gusto conservador. Inaugurado en diciembre de 2006, el Institute of Contemporary Art (ICA) inició esa tendencia, estableciendo la metrópoli como un punto medio para las artes del presente y del futuro. El arte contemporáneo intenta ser sobre temas sociales reales y usa materiales reales de la vida cotidiana como medio de expresión; en ese contexto, el diseño de los edificios cumple con la misión de ICA de convertirse en espacios dinámicos para actividades públicas y espacios contemplativos para experimentar el arte de nuestros tiempos.

Animar al más antiguo equipo de la ciudad en el más antiguo estadio de béisbol

El más antiguo de los estadios tradicionales de béisbol ha sido hogar de los Red Sox de Boston desde 1912. Sólo en «Fenway» las largas pelotas voladoras se pierden en el triángulo, la esquina más lejana del campo de juego. Sólo Fenway tiene al «Green Monster», la torre amurallada del campo izquierdo que constantemente alerta sobre las jugadas. Y sólo Fenway los fanáticos cantan junto a Neil Diamond «Sweet Caroline» al final de la octava entrada.

Disfrutar de los más ricos mariscos y de la cocina internacional

Boston es el hogar de la primera Acción de Gracia y de las abundantes cosechas otoñales. Es la capital nacional de los mariscos, famosa por la sopa de almejas y la langosta. También ofrece una rica mezcla de sabores étnicos de todos los lugares del mundo.

Alentar a los corredores cuando cruzan la meta

El día de los Patriotas, celebrado el tercer lunes de abril, significa más que la historia de Paul Revere. Desde 1897, también es sinónimo de la Maratón de Boston, donde 15 personas corrieron esa primera carrera (sólo 10 terminaron). La actividad atrae sobre 200.000 participantes anualmente.

Reflejar o recrear un santuario de Thoreau

Thoreau tomó las creencias naturalistas de trascendentalismo y las sacó del reino de la teoría hacia la práctica cuando dejó la comodidad de Concord y construyó con sus manos una rústica cabaña en las orillas de la laguna. Su glaciar es ahora un parque estatal, rodeado por acres de bosque.

Fuente: Cóndor Idiomas

Comentarios