La falta de dinero no es excusa

pabsi gonzalez
febrero 9, 2010
COMENTARIOS

Son muchos los que están en tu misma situación. Irse de viaje en estos tiempos tan difíciles donde todas las economías han descendido realmente suena a lujo y a casi imposibilidad. No obstante, un viaje estudiantil al extranjero aún raya en lo posible y lo real.

Quieres irte de intercambio. Cuando sueñas, te ves en esa universidad que tanto te gusta y encontrada al otro lado del mundo. Hablas con tus compañeros acerca del grandioso programa de estudios que ofrece, los cursos maravillosos impartidos cada semestre, cómo es la vida estudiantil y, de paso, les mencionas que te irías mañana si pudieras, pero no tienes el dinero.

Quieres conocer otros mares; quieres descubrir más gente; quieres enriquecer tu transcripción de créditos; quieres que alguien te ayude. Y no es para menos. Por tal razón son muchas las opciones que tienes al alcance de tu mano. Hoy quiero enseñarte lo fácil que es cumplir tu meta; es fácil montarte en un avión y llegar a tu destino; es fácil vivir tu sueño. Sólo tienes que seguir mis consejos.

  1. Antes de buscar cualquier tipo de ayuda económica, lo primero que debes hacer es identificar tus objetivos y propósitos. Ten muy claro lo que quieres hacer, cómo tu decisión afectará tu futuro y entonces, diseña un pequeño plan a seguir para obtener todo lo que anhelas.
  2. Vivimos en la era de la Web 2.0; por ende, si no conoces a alguien en tu uni que ya haya tenido la experiencia de estudiar en esa otra uni que te gusta, siempre puedes conocer a otra persona vía red social, chat o foro. Me preguntarás: ¿para qué necesito buscar a tal ser suertudo? Te contestaré: para que te orientes y descubras cómo logró el intercambio, qué ayudas recibió, cuál es el costo real de vida en el país escogido y recibir un panorama general a esperar, desde cursos y competencia estudiantil hasta costumbres y oportunidades de residencia y empleo.
  3. Cuando ya tengas todos tus objetivos en mira y estés completamente seguro de todo, prepara una propuesta para identidades y corporaciones que se benefician de servicios y ayudas a estudiantes de todas las ramas. Muchas de estas instituciones y corporaciones tienen fondos de becas que esperan por la aparición de chicos y chicas como tú: decididos y con ganas de seguir adelante.
  4. Es más probable que estas compañían regalen cantidades pequeñas de dinero en vez de sumas completas. O sea: no vayas con la expectativa de que una te va a pagar en totalidad el intercambio. Por ende, entramos a un tono más real cuando te digo que una compañía específica puede otorgarte más o menos 300 ó 500 dólares. El truco está en hacer muchas propuestas para así solicitar una cantidad monetaria pequeña a un mayor número de instituciones.
  5. Cuida la redacción y el estilo utilizados para escribir tu carta. Procura no tener ningún error de gramática ni de ortografía, y mucho menos un error de sentido. Trata de no desviarte del tema en lo más mínimo. Escribe una epístola de una página: corta y sencilla, pero capaz de llamar la atención.
  6. Recomiendo que ofrezcas a la identidad un servicio a cambio de la aportación ofrecida. Es decir: cuando regreses puedes dar una conferencia donde narres tu experiencia y cómo el intercambio te ha favorecido o bien puedes llevar a cabo una investigación sobre algún tema en específico. Si la empresa tiene una División de Relaciones Públicas, redacta un artículo y cárgalo de fotos. Las ideas son muchas; trata de escoger la más apropiada de acuerdo a cada institución.
  7. Recuerda que una propuesta no es una carta tuya y ya. Una propuesta genial y seria tiene que incluir, además, una carta de la universidad que acompañe la tuya. Esta carta puedes pedirla a tu director o directora de Departamento (ejemplos: Biología, Literatura, Arquitectura), al Registrador de tu universidad o a algún oficial de Asistencia Económica. La carta debe especificar: (1) intercambio oficial universitario (2) propósito (3) cómo el enriquecimiento personal, académico y cultural afectará tu desempeño profesional futuro (4) estimado de costos globales, desde los créditos y matrícula hasta la residencia, comida y transportación.
  8. Visita el Portal de Becas de Universia. Como dice nuestro lema: “Las oportunidades sobran; ellas esperan por t흔.
  9. Un buen lugar a visitar mientras buscas dinerito es la cámara de comercio de tu país. Allí de seguro tienen un directorio usualmente extenso de empresas y asociaciones profesionales que ofrecen ayudantías a los futuros profesionales del país.
  10. ¿Dónde quedó la familia? Nunca nos olvidemos de esos seres maravillosos que han estado con nosotros durante toda nuestra vida. ¿Qué te parece si hacemos un trato con ellos también? A veces son personas difíciles, pero nadie puede negarse a un servicio. Sea trabajar en el negocio familiar, sea limpiar la casa todos los fin de semana, sea pasar la podadora o limpiar el auto: hazles una oferta que los haga sonreír y les demuestre que, realmente, quieres irte de intercambio y harás lo que sea por estudiar fuera, incluyendo sacar el perro a diario y todas las tardes buscar a la escuela a tu hermanita odiosa.
  11. La sociedad es importante, en especial durante estos casos. Da un paseo por el casco de tu pueblo y dirígete hacia la alcaldía. Ten por seguro que son muy pocos los estudiantes de nivel universitario que pasan por allí a solicitar fondos para poner el nombre de su ciudad en alto, y ten por seguro que los fondos para este tipo de ayudas existen. Es parte de las políticas.
  12. Cuando paseas por la comunidad te das cuenta de todas las necesidades que existen. Trabaja, pues, por el dinero que necesitas. Si ya tienes un empleo, ahorra. No tienes porqué comprarte ese traje de baño despampanante que viste en la tienda más fenomenal de tu ciudad. Y si no tienes empleo, invéntate uno. Lava los carros de tus vecinos, vende chocolates puerta por puerta, coloca en Ebay tus cosas usadas, ofrece tutorías…
  13. Y cuando ya no quede más remedio: solicita un préstamo estudiantil.

Gracias, Dr. José Miguel Justel, por sus ideas.

Comentarios