Estudiar en México o “como sobrevivir en el intento…”

alfonso arroyo
noviembre 8, 2007
COMENTARIOS

Desayuno estudiantil

Tomando el desayuno típico estudiantil…

Siempre que pienso en la posibilidad de estudiar en otro país, me vienen a la mente los “encantos” que el mío ofrece. Es decir, no sé lo que podría experimentar (además del estudio) al vivir en un país como España, Argentina o Colombia. Pero si sé lo que en México sería muy peculiar…

Porque siendo honestos el ser estudiante (o como algunas veces se dice aquí: “estudihambre”) es en la mayoría de las veces hablar de recursos limitados. Eso conlleva generalmente una serie de vivencias “intensas”. Al no tener puntos de referencia, termino visualizando algunos sortilegios que el estudiante local o extranjero vive todos los días en México.

Sin duda hay una serie de experiencias muy representativas iniciando por la travesía que todos los días hace un estudiante para llegar a su universidad. Existen en el Distrito Federal (capital del país) unos camioncitos de transporte, que son dignos de ser citados, llamados microbuses, Micros, peseras*, etc. Este medio de transporte es el básico vehiculo preferido por los asistentes a las aulas. Es barato, pero también es una aventura de riesgo digna de ser copiada en un parque temático para una “montaña rusa”. Quien no se ha subido a un micro, no ha vivido…

También está el METRO (sistema colectivo de trasporte a base de trenes la mayoría subterráneos), que tiene como una de sus principales bases la estación “Universidad” ubicada en el corazón de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Es en estos trayectos donde se puede tener una buena lectura o estudio para un examen ya que debido a las distancias el tiempo ocupado puede ser de 1 a 2 horas en promedio; o, en su defecto, tener una siesta obligada…

Estudiando en el metro

También se tiene una costumbre mexicana para los jóvenes estudiantes: el desayuno estudiantil. Hay varios tipos, formas, horarios, etc. Pero dentro de los clásicos está la “Guajolota”… buena, sabrosa y barata. Siempre se verá en la entrada de alguna universidad a algún estudiante que lleve en un brazo su mochila o libros, y en el otro, su vaso de atole y su ya citado desayuno. Estas son apenas unas cosas que pintan los días de los jóvenes mexicanos día con día. Pero realmente me inquieta conocer más de estas experiencias de otros países. Por ejemplo, ¿Cuál es el desayuno estudiantil típico de cada país?… ¿Cuál es la mayor aventura de cada día en el trayecto a clases?…

Para que no me los agarren “en curva”, algunas referencias de utilidad para los interesados en vivir en carne propia como estudiantes estas experiencias de México:

* Llamadas así también por el cobro del servicio en monedas del país: pesos.

Comentarios